jueves, diciembre 17, 2009

¡Mis aguinaldos!

Mi mamá nos enseñó esta costumbre meramente simbólica pero hermosa. El 16 de diciembre, sólo ese día, competíamos todos en la casa por quién pedía al otro antes los aguinaldos. Éramos los siete hijos y mi mamá que al grito de ¡Mis aguinaldos! queríamos adelantarnos a los demás. Algunos fingían dormir, otros se escurrían silenciosos como ladrones. Lo importante era sorprender al otro.

Perder en este juego inocente no conducía a ninguna obligación de dar un regalo. Simplemente era por ver quién se adelantaba al otro el 16 de diciembre lo más temprano que se pudiera.

Ahora pedimos aguinaldos vía SMS

3 comentarios:

Malua dijo...

Estoy muy feliz de haberme pasado por aqui para pensar en cuanto se pueden parecer nuestras madres y aun asi cuan diferentes son... Cuanto seremos de ellas? Yo un pocoton :-)

Saludos don mauriciogallyin

Pavis dijo...

Debieras actualizar más. Es chévere esto que escribes aqui :)

Juan Hernández Porfirio dijo...

Aguinaldos... en México (no me he detenido en tu perfil para ver de dónde eres) los aguinaldos se les llama a las bolsas de dulces que se reparten durante las fiestas de navidad.

No se intercambian, simplemente se llenan muchas bolsas con dulces y a todos los invitados a la cena se les da una.